lunes, julio 02, 2007

Oportunidad

El fin es claro, solo pido las fuerzas para soportar todo con dignidad.
No pido clemencia ni compasión, solo mi cabeza rodará en todo esto.
No se le niega el agua a ninguna semilla por lejana que esta se encuentre,
eso fue lo que hice pero estaba podrida desde el principio.

Yo también estuve podrido, obnubilado por un recuerdo efímero,
una ilusión,
no tengo por qué recordar más porque los recuerdos de los recuerdos,
muchas veces agregan ilusiones al pensamiento, justificaciones que no son reales,
sólo los hechos claramente expuestos hablan de quiénes somos.

La suerte es de quien la busca, la mala suerte es de quien se la gana,
giro en el alma, se retuerce el espíritu por las mentiras escuchadas,
la sensación de volar viene a mí, no peso nada, no significo nada,
la versión tiene el sabor de quien la relata.

El final es el mismo, lo presiento, se huele en las palabras que quedarán en la historia,
la historia jamás escrita con final infeliz,
las palabras de despedida nunca tienen otro matiz,
las palabras vienen a la mente tan rápido que uno cree en lo que dice,
pero la verdad es que han sido puestas para terminar de una vez por todas,
la historia.

La nueva historia es que estoy solo,
dispuesto a vivir,
a ser lo que deba ser,
a morir por quien quiera amarme,
a dar de mí lo que deba dar,
a ser justo.

2 comentarios:

lluvia dijo...

el tiempo cura todas las heridas Diego, y saldrás fortalecido, te deseo un feliz compleaños mañana, con mucho cariño,
Samdra

Diego Arenas C. dijo...

Muchas Gracias Sandra por tus palabras y tus deseos,

Que estés muy bien,