domingo, diciembre 13, 2009

Luz

Lo aceptemos o no, somos el reflejo de lo que nos rodea, en mayor o menor grado para diferentes personas pero nos influenciamos de lo que nos rodea.

Eso es lo bueno de aprender de los demás, recibir lo más rico y bueno de quienes tienes la oportunidad de conocer. Aquellas personas son como estrellas que brillan con luz propia pero te hacen ser parte de ellas cuando están cerca.

Aprender de la vida es eso, poder detenerse en los momentos de cada día, poder reflexionar de los momentos simples llenos de sabiduría.

2 comentarios:

Daniela Monterrosa M. dijo...

Por suerte tenemos muchos entornos para reflejarnos...
Por suerte estos entornos se modifican cada cierto tiempo...
Que suerte tenemos!

Saludos diego

Diego Arenas C. dijo...

En efecto, tienes mucha razón, la luz sobre nosotros nos hace cambiar muchas veces, nos hace mejores, y nuestra propia luz crea lo mismo en quienes están cerca y no tan cerca también,